Cuando pensamos en interiorismo y creatividad, sin duda, Philippe Starck es uno de los nombres que se nos vienen a la mente.

Hoy te acercamos la historia de este diseñador francés reconocido por su trayectoria en el diseño de objetos de lujo, la reinterpretación de elementos de uso cotidiano y su exquisito interiorismo en diversos hoteles alrededor del mundo.

Nacido en Francia, sus creaciones son sin duda un jaque a la lógica del pensamiento racional en materia de decoración.

Una carrera a pasos agigantados: de la noche parisina al Palacio del presidente

Su padre fue diseñador de aviones. Transcurrían los años sesenta y él decide matricularse en la escuela Nissim de Camondo de París. Con 30 años funda su propia empresa de diseño: Starck Product. Tan solo unos años después, en 1978 daría su primer gran paso en el mundo de la creatividad y decoración: fue el encargado de ambientar dos de los más importantes clubes de referencia en la noche parisina:  Les Bains Douches y La Main Bleue.

Fue 1982 el año clave para Philippe Starck. En esa época obtuvo el reconocimiento, del Presidente de la República francesa, François Miterrand,  quien le encargó de decorar las habitaciones de su residencia privada en  el Palais de l’Elysée.

Su creatividad también llegó a Tokio, donde trabajó como decorador de restaurantes, oficinas y residencias particulares. En 1990 vuelve a Madrid para encargarse del diseño del interior de la disco Teatriz.

También participó activamente en la construcción del Groningen Musseum en los Países Bajos. Pero fue sin duda, la cadena de hoteles de Ian Schrager quien le dió renombre internacional, al elegirlo para la decoración y el diseño del Hotel Delano de Miami, el Paramount, Royalton y Hudson de Nueva York; los hoteles St. Martin´s Lane y Sanderson, de Londres; el hotel Clift de San Francisco y el hotel Mondrian de Los Ángeles (Hollywood). Estos lugares se convirtieron durante años la carta de presentación de Philippe.

Starck fue el creador del concepto que llamó lobby socializing: una innovadora  forma de plantear el diseño del vestíbulo de un hotel. Entendido como un espacio importante para el encuentro de visitantes y huéspedes.

En 2004 desembarca en Argentina para diseñar el Faena Hotel de Puerto Madero. Sus hoteles y restaurantes son tan creativos como teatrales. Provocar emociones a través del espectáculo es funcional al diseño de Philippe Starck.

Sus creaciones, entre la originalidad y el desenfreno creativo del lujo

Para conocer su obra y su mente, un recorrido por sus sillas nos acercará a su pensamiento creativo. Convertidas en íconos del diseño, algunas revolucionaron el mercado gracias a una  innovadora utilización de moldes a través de una única inyección de policarbonato. Confort y practicidad a la orden del día.

La silla Masters por ejemplo, es un guiño hacia tres modelos- símbolo, reinterpretados por Stark: la “Serie 7” de Arne Jacobsen,  la “Tulip Armchair” de Eero Saarinen y la “Eiffel Chair” de Charles Eames. Con su creatividad única, entrelaza las siluetas inconfundibles en un híbrido sinuoso, para dar vida a una fusión de estilos original y cautivadora.

Silla Masters

Otros originales diseños para entender la originalidad del autor son el sillón Kartell cara fancy chair rusty  y la  butaca Wood.

Para los amantes del print, la silla Mademoiselle  es una respiro visual. Una  butaca que combina la ligereza de la estructura de policarbonato con la comodidad del suave asiento y la elegancia de la funda de en tela o de efecto cocodrilo.De estructura transparente o en negro brillante, moldeada por inyección, se engancha al asiento amplio y cómodo gracias a cuatro puntos de soldadura que permiten que se acople de forma sólida y que al mismo tiempo no pierda elasticidad. El revestimiento incluye diseños de Missoni o Moschino, entre otros. Clásica y sofisticada. Otra opción en la misma línea es la butaca Madame.

Los objetos también son fuente de inspiración para Starck. En nuestra web, por ejemplo, podés descubrir el reloj  Tic & Tac una pieza de síntesis cromática que transforma el tiempo en una experiencia estética. Un reloj de espesor importante que crea juegos de luces y reflejos

Philippe Starck es un diseñador singular, una cabeza que destruye, sintetiza y rearma objetos en estereotipos que parecían inamovibles de una manera única. Excéntrico para alguno e inalcanzable para otros, el universo del diseño lo reconoce como una figura innovadora y audaz.

Por: Lucía Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.