Lo último en inversiones de real state se llama crowdfunding inmobiliario. ¿De qué se trata este sistema apuntado al acceso de vivienda como un método de ahorro? ¿Cuál es su ventaja?

El método crowdfunding se hizo popular hace un tiempo en el mundo tech: la financiación colectiva a través de internet para alcanzar determinado proyecto. Este sistema de inversión abrió puertas para alcanzar sumas de dinero necesarias para lograr un proyecto a través de pequeños capitales aportados por un grupo de personas. El mercado de inversiones inmobiliarias siempre es tentador, pero ¿qué sucede cuándo la inflación y la economía se nos vuelven en contra?

Democratizar el acceso a bienes raíces

Por medio de la estructura legal del fideicomiso, cada vez son más los estudios de arquitectura que promueven este sistema de inversiones.

A través de una web, el inversor tiene ingreso a este modelo de negocio y el seguimiento constante de los aportes hasta el final de cada proyecto. El interesado se loguea,  completa un formulario y de esa manera genera el alta de su perfil. La novedad radica en que la persona puede ingresar al negocio mediante el aporte de módulos de inversión que van desde los usd1000 o más, a cambio de un porcentual de participación en el proyecto del fideicomiso a desarrollar.

La inversión puede hacerse en pesos al valor del tipo de cambio y tiene una rentabilidad estimada entre el 10% y el 12% anual en dólares. El valor de cada módulo es fijo, esto significa que no varía por la inflación.  

Un modelo de negocio accesible, si de bienes raíces se trata considerando que las inversiones en pozo o la compra de departamentos son opciones a las que el ahorrista puede acceder con una suma que suele superar los 50.000 dólares.

Proyectar un futuro financiero y acceder a una vivienda de diseño

El modelo básico del crowdfunding inmobiliario implica la financiación colectiva para desarrollar una propiedad, distribuir las rentas y al final de un ciclo, que suele alcanzar los 4 años, dividir las ganancias de la venta del inmueble.

Hoy, el crowdfunding abre las puertas al resguardo de capital en ladrillos, en variados y diferentes perfiles de ahorristas.

 “Lo interesante de esta propuesta es que da la posibilidad a inversores pequeños de participar de proyectos arquitectónicos de diseño a los cuales hasta ahora no tenían acceso y obtener una rentabilidad en dólares, de forma concreta. El bajo monto para ingresar permite una democratización y federalización que hace que sea más accesible para todos”, detalla el arquitecto Víctor Zabala pionero en este sistema de financiación.

Estudio Zabala

Recientemente se terminó la obra de la primera casa en el mundo financiada a través del crowdfunding inmobiliario, ubicada en Pilar. El concepto de las viviendas que promueve Zabala se basa en incorporar nuevas formas de habitar los espacios y de conectarse con ellos. No solo a través de los materiales y la tecnología, sino también a partir de la relación funcional de sus espacios tomando como base una inversión accesible.

Estudio Zabala

El antecedente inmediato al crowdfunding estácon las donaciones, la diferencia radica en que en aplicado a bienes raíces el capital invertido vuelve con rentabilidad.  

Bajo este método, hoy es posible aportar capital para adquirir terrenos o para la construcción de unidades de viviendas diseñadas bajo un concepto arquitectónico moderno y eficaz. Bienvenida sea.

Por Lucía Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.