Cada vez son más las marcas y diseñadores que promueven el impacto social a través de sus procesos de trabajo y campañas.

En un mundo donde el paradigma está cambiando y la sustentabilidad es protagonista, entendemos por impacto social el compromiso empresarial frente a la búsqueda de un equilibrio económico, social y ambiental.

Como respuesta a la demanda de una sociedad consumidora cada vez más responsable, las empresas empiezan a apostar a campañas de marketing y procesos de elaboración respetuosos tanto con el medio ambiente, como con los recursos que se utilizan para la elaboración de los productos a comerciar. Sin ignorar que las empresas y emprendimientos dependen de sus ventas, es importante tener en cuenta que se puede aportar mucho desde la comunicación de la marca.

El impacto es uno de los principales objetivos del diseño, y en la actualidad, promover valores parece haberse puesto de moda. La pregunta del millón es: ¿Se puede colaborar con el tercer sector y mantener diseño, calidad y un modelo de negocio sostenible?

¿Por dónde empezar? La concepción de la marca un buen primer paso

La comunicación es una de las mejores herramientas para generar cambio de hábitos culturales. El marketing y la utilización de publicidad que promueva el uso responsable de materiales, por ejemplo, es clave en este cambio cultural.

La creatividad puede ir de la mano de la conciencia social, ya sea en el cuidado de los recursos como también en la generación de conciencia respecto a diversos temas de interés. Algunos ítems importantes son:

  • Conciencia sobre el contexto en que las empresas se manejan
  • Coherencia entre lo que comunican y cómo producen
  • Causar un impacto positivo
  • Promover condiciones laborales justas

Algunos ejemplos de campañas que hicieron ruido

Las empresas saben que ser socialmente responsables les juega a favor. Alrededor de todo el mundo, cada vez son más las que aportan su granito de arena.

En su momento, Adidas fabricó 11 millones de pares de zapatillas con bolsas de plástico rescatadas en los océanos con el objetivo de generar conciencia pública sobre la preservación de los recursos naturales.

Patagonia es una empresa con una de las mejores reputaciones en los Estados Unidos. Se fundó en 1973 por el escalador de montaña Yvon Chouinard. Al principio solo vendió productos para otros escaladores. Hoy en día, Patagonia tiene ingresos por más de 600 millones de dólares, es una de las primeras Corporaciones B en California, tiene un fondo de inversión con 20 millónes de dólares para invertir en emprendimiento social, ha apoyado muchas campañas de medioambiente y lanzó una línea de comida sostenible.

Coca-Cola, es otra de las firmas primeras en el podio de responsabilidad social: es una de las empresas que más aporta en beneficencia a diferentes causas, además promueve a través de sus campañas, por ejemplo, los derechos de la tierra. Su manifiesto social relata “La plataforma de sustentabilidad está constituida por tres formas del bienestar: individual, social y ambiental.”

La basura electrónica es uno de los grandes males de la salud ambiental. Hewlett-Packard es una de las empresas con mejor desempeño en gestión ambiental y manejo de residuos tecnológicos.

La gigante H&M, usualmente criticada por su fabricación de prendas en grandes cantidades y la promoción del fast fashion, fue creadora de la campaña ‘Conscious’, cuyo objetivo es dar una segunda oportunidad a las prendas, creando piezas con ropa reciclada. Además invitaban a sus clientes a donar ropa de segunda mano a cambio de vouchers de descuento en la tienda.

Campaña H&M Conscious

En España, Inditex (el grupo que tiene a Zara como principal accionista) lidera el ranking en materia de responsabilidad social empresaria. Al igual que H&M se sumó a la colecta de ropa usada para donar a ONGs. Además, colabora con dinero en diferentes proyectos, por ejemplo, el trabajo de los Médicos sin Fronteras.

Stella Mc Cartney fue una de las diseñadoras pionera en embanderarse con causas justas. Su principal aporte es con la ecología y la defensa de los animales. Su firma se destaca por ser eco friendly, generando colecciones completas sin utilización de pieles ni cueros.

En Argentina, Arcor, Unilever y Natura son las tres empresas que lideran el ranking  de responsabilidad e impacto social.

Vacavaliente es otra empresa argentina con el compromiso de generar un impacto positivo en la sociedad, en las personas y en el medio ambiente. Fabricando todos sus productos con cuero 100% reciclado y diseño duradero.

Índices de responsabilidad social ¿Cómo evaluar si una empresa tiene compromiso social

Existen certificados que garantizan el compromiso de una empresa en materia social. Estas etiquetas aseguran, por ejemplo, el comercio justo, cuyos trabajadores o productores recibieron un trato justo y precios competitivos por su trabajo, además certifican un conjunto de prácticas, sistemas de gestión y estrategias colaborativas con el tercer sector y el medio ambiente.

El marketing social está de moda, sin duda el cambio ya está en marcha.

Por: Lucía Quiroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.