La iluminación tiene un rol protagónico en la decoración, pero también es importante conocer qué funcionalidad queremos darle a cada elemento.

Existen en el mercado variedad de diseños y tecnologías ¿Cuál es la ideal para potenciar lo que buscamos trasmitir? Te lo contamos en esta nota.

Sumergirse en el mundo de la iluminación es un viaje de ida. Existen en el mercado infinita variedad de diseños y tecnologías en materia de luces.

Con las diferentes lámparas y artefactos podemos generar un abanico enorme de sensaciones. La temperatura de las lámparas serán además las que nos trasmitan una percepción del clima del lugar.

El arte de alumbrar y decorar

Los decoradores aseguran que las luces son el  recurso perfecto para transmitir emociones.

Hoy los materiales se combinan y salen al mercado para ofrecer una interminable lista de opciones. De estilo rústico, modernas con materiales ultrarresistentes, fabriles confeccionadas con cañerías y hierros de fundición, con reminiscencias vintahe, de madera, rústicas con elementos de mimbre y confeccionadas con piezas textiles, entre otras.

Hoy las bombitas de estilo vintage con filamentos gruesos y luz cálida copan el mercado, robándose todo el protagonismo.

Además de analizar los materiales, es fundamental atender el diseño: si es de techo o de pared, colgante o de pie, de apoyo, de pie, etc.

Ambientar con luces no es una tarea sencilla, a continuación te contamos algunas de las alternativas y para que se usan:

  • Lámparas de techo: Los modelos colgantes son los que mejor se adaptan a la necesidad concreta de iluminar. Su posibilidad de ser reguladas en altura abre un abanico enorme de posibilidades. Elegir un artefacto dimerizable, para adaptar la intensidad lumínica según la necesidad será una excelente idea.
  • Lámparas de pared: ya sea apliques o empotrables tienen la función de complementar la iluminación central. Son ideales como luz de relleno.
  • De pie: Tienen dos funciones, decorativas y complementarias. Son el elemento ideal para sumar detalles de diseño y generar y potenciar nuevos escenarios lumínicos dentro de un mismo ambiente.
  • Lámparas para la cocina: su principal destino es iluminar. Si unido a este ambiente tenes el comedor diario, podes diferenciarlos generando una diferenciación con las luces. Las lámparas colgantes son ideales para colocar arriba de la mesa. También podes optar por un barral con luces direccionadas.
  • Barrales: los cabezales de luz independientes son ideales para iluminar un ambiente grande. Esta alternativa te permite dirigir la luz a determinados espacios u objetos.

Iluminar las habitaciones

Sin duda, el cuarto es uno de los espacios en donde las luces deben cumplir la función de ambientar. Para ello, es fundamental elegir buenas luminarias. La luz homogénea es ideal para crear sensación de armonía. Hoy existen en el mercado una enorme variedad de lámparas para reemplazar el clásico velador. Las colgantes individuales o bien las ménsulas son excelentes alternativas para liberar espacio en las mesas de apoyo.

En cuanto a los veladores, la opción de materiales hoy es interminable: cromo, madera y metales en combinación con lámparas de todo tipo, con y sin pantalla.

Para las habitaciones de los niños rigen las mismas reglas. En este caso, tenemos más libertad a la hora de elegir estampas, diseños y colores.

El equilibrio justo entre el tipo y la cantidad de luz

Una mala decisión puede cambiar por completo el efecto que buscamos y por el contrario, podemos potenciar al máximo el ambiente eligiendo la luz que mejor se adapte al espacio a decorar.

Planificar la iluminación es una de las claves. Priorizar la funcionalidad sin descuidar el diseño ¡animate!

Por Lucía Quiroga

Agradecimientos: Mags Design, Oga, Manifesto Design Store, Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.